Importancia del ejercicio físico en el paciente respiratorio crónico


 

Fisioterapia respiratoria frente al broncoespasmo inducido por el ejercicio. Jaime Martin Sanchez

Actividad física y Deporte en personas con problemas pulmonares.  Merxe Batidor LLabres

 

Actividad física en la alteración pulmonar de la Fibrosis Quistica.

Tamara Barceló Vassallo  y  Isabel Estevez Guistantes

 

Educación para la práctica de deporte en asmáticos.    Pau Mas  y Tomeu Llabres

 

Asma y deporte  Nicácio Leite de Araujo.

 

 

volver


 

FISIOTERAPIA  RESPIRATORIA FRENTE AL BRONCOSPASMO INDUCIDO POR EL EJERCICIO 

 Jaime Martín Sanchez*

La actividad física regular mejora en algunos casos la capacidad de ejercicio, los síntomas, el número de crisis y el absentismo escolar. Aporta al individuo una mayor autonomía social y psíquica y en sujetos con una gran limitación de la actividad y/o después de una crisis aguda, los fisioterapeutas respiratorios pueden tutelar un entrenamiento cuidadoso de suave intensidad que facilite la reanudación progresiva de las actividades cotidianas. (1)

CAUSA PRINCIPAL:  Pérdida de calor y/o humedad

Se basa en el enfriamiento de las vías aéreas, resultado de la hiperventilación, que es seguido de un suplemento de calor hacia la mucosa cuando cesa el esfuerzo físico.(2) Es decir, la severidad de la crisis de asma es proporcional a lo fría y seca que esté la mucosa, unido  a lo drástico del cambio de temperatura en el aire inhalado al parar. Cuando un asmático hace un ejercicio en un ambiente frío la respuesta de broncoconstricción será más intensa cuanto más caliente es el aire que recibe en el momento de cesar el ejercicio.(2) De ahí la importancia de nunca parar de repente, sino de una forma pausada, permitiendo una recuperación de la temperatura inicial de las vías aéreas de forma progresiva.

NATACIÓN COMO TERAPIA PREVENTIVA

Es obvio que si la crisis de asma de esfuerzo se provoca por la sequedad del aire, el enfriamiento de las vías aéreas y la deshidratación de la mucosa junto a cambios bruscos de temperatura, el lugar idóneo es sin duda una piscina de interior, donde la humedad del ambiente debe ser entre el 60 y 70% y la temperatura entre 24 y 30ºC según la normativa actual.(3)

Este es un hecho curioso si partimos de la base que en nuestro país hasta el momento actual no se orienta al niño asmático a que practique ningún deporte. Desde pequeño se debería buscar una mejoría en la adaptación específica de los músculos respiratorios al ejercicio, mediante la realización de un trabajo de resistencia coordinado, como por ejemplo nadar.(3)

El niño, adolescente o adulto con asma puede en este caso practicar un deporte con mayor seguridad y con más amplio margen terapéutico, basado en el control de las maniobras respiratorias durante los numerosos entrenamientos(2), incluyendo un PEP continuo debido a la resistencia del agua en la espiración. Sólo una persona en un periodo muy inestable padecería una crisis en esas condiciones. Esta situación deberá evitarse, no sólo en este deporte sino en cualquiera, dado que la primera norma que debe seguir cualquier paciente con asma es que no se debe hacer un ejercicio si el asma basal, por la razón que sea, no esta siendo bien controlado en ese momento, y/o se tiene sintomatología en reposo.(4)Para valorar estas situaciones se dispone del útil Peak Flow.

CLORO: UN INCORDIO INEVITABLE

No sería correcto hablar de las piscinas sin mencionar un debate discutido desde hace varios años con respecto al cloro y otras sustancias irritantes que pueden provocar crisis de disnea en los practicantes de natación, sean o no asmáticos. Por un lado, es cierto que existe una mayor prevalencia de reactividad bronquial en los nadadores frente a otros deportes y que se ha asociado a la concentración de cloro utilizado para desinfectar el agua. También es cierto que la cantidad de cloro necesaria a inhalar para sobrepasar los límites admitidos, estaría ligada a un competidor de natación durante su trabajo diario en la piscina. Por otra parte no se ha demostrado que llegue a producirse una patología crónica por la inhalación de cloro, ni un agravamiento del asma, aunque sí la posible aparición de crisis de disnea en condiciones muy determinadas. En principio, si las condiciones de la piscina se mantienen dentro de la ley y se adecuan los tiempos de estancia individualmente, la seguridad del paciente con asma en el ámbito de la piscina no es diferente al de cualquier otro ser humano.(2)

Somos uno de los eslabones más importantes, concretamente en el futuro del niño con asma. Una responsabilidad a la que no deberíamos renunciar.

Jaime Martín Sanchez

* (Alumno de la Escuela de  Fisioterapia de la Universitat de les Illes Balears)

BIBLIOGRAFÍA

(1) www. separ.es: Normativa en rehabilitación respiratoria (rehabilitación respiratoria en el asma).

(2) www. i-natacion.com: Asma y natación. Framchek Drobric.

(3) www. Prensatocopilla.cl: Beneficios de la natación en el asma. Universidad la República. Humberto Rojas.                 

(4) Guía Práctica: “Controlando el asma”. Área de Enfermería y Fisioterapia (SEPAR).

 

volver arriba


 

Actividad física y Deporte en personas con problemas pulmonares

 

MERXE BATIDOR LLABRÉS*

 

INTRODUCCIÓN

 

            Los estudios en población general indican que la práctica de una actividad física regular, estable y moderada ayuda a mejorar tanto la salud física como la psicológica, incrementando así la calidad de vida

 

El ejercicio físico mejora el rendimiento cardiovascular debido a cambios hormonales, metabólicos, neurológicos y de la función respiratoria. La perfusión de los pulmones se intensifica gracias a las adaptaciones inducidas por el ejercicio, y se facilita el paso de oxígeno de los alvéolos a los capilares pulmonares (F.I.M.S., 1989). Las adaptaciones inducidas por el ejercicio contrarrestan las modificaciones del sistema respiratorio típicas de la persona fumadora. Interviene en la modificación de los factores de riesgo cardiovascular y, en consecuencia, desempeña un papel relevante en la prevención primaria y secundaria de la cardiopatía isquémica, según José A. Prieto Saborit y Paloma Nistal Hernández*4

 

Como se puede comprobar en estudios el ejercicio físico realizado con unas determinadas condiciones es beneficioso para prevenir numerosas enfermedades, ayuda en la mejora de la condición física de los sujetos practicantes y ofrece una ayuda más favorable.

 

MECANISMO DE LA FISIOLOGÍA RESPIRATORIA DURANTE EL EJERCICIO

 

            La respuesta pulmonar al ejercicio –cualquiera que sea la duración e intensidad del mismo- tiene como función principal el control homeostático de la concentración de los gases en la sangre arterial para minimizar en lo posible el coste fisiológico del ejercicio que se está realizando, según A. Lucía Mulas*5

            Durante el ejercicio -sobre todo cuanto más intenso sea éste- el sistema respiratorio ha de realizar las siguientes funciones:

 

q      Contribuir a oxigenar y disminuir el grado de acidez de una sangre venosa mixta marcadamente hipercápnica  o hipoxémica

q      Mantener un bajo grado de resistencia vascular pulmonar

q      Minimizar el paso de agua al espacio intersticial pulmonar

 

Por otra parte los músculos respiratorios tienen que generar- y mantener-unas altas presiones intratorácicas, a veces a la máxima presión que estos músculos son capaces de generar

 

COSTE ENERGÉTICO DE LA VENTILACIÓN

           

Según A. Lucía Mulas*5 las personas sanas raramente sienten que realizan un esfuerzo al respirar, incluso durante un ejercicio de intensidad moderada. En individuos afectados por alguna patología respiratoria, el simple trabajo de la respiración puede considerarse un trabajo en sí. En aquellas personas que padecen una patología pulmonar obstructiva el coste energético de la ventilación se incrementa considerablemente, llegando a representar el 40% del consumo de oxígeno necesario para realizar el ejercicio. Esto, a su vez, disminuye la cantidad de oxígeno disponible para los músculos no respiratorios, limitando por ello considerablemente la capacidad de realizar ejercicio en este tipo de pacientes.

 

 

SINTOMATOLOGÍA RESPIRATORIA EN DEPORTISTAS Y PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA PERSONAS CON ENFERMEDADES PULMONARES

 

Según P. Martín Escudero*1, los síntomas más frecuentes presentados por un deportista son la diseña, el dolor torácico, tos y hemoptisis.

            La prescripción del ejercicio consiste en proporcionar una dosificación del ejercicio que sea segura y efectiva para mejorar la condición vascular. El tipo, la intensidad, la frecuencia y duración del ejercicio son factores que se incorporan a las directrices de la prescripción de ejercicio para conseguir los objetivos deseados.

El entrenamiento con ejercicio es la llave principal de los programas de rehabilitación pulmonar. Los beneficios documentados del entrenamiento físico en personas con enfermedades respiratorias son múltiples e incluyen incremento de la capacidad funcional y/o resistencia y del estado funcional, descenso en la severidad de la diseña y mejora de la calidad de vida.

En la actualidad no existe evidencia de que los principio de entrenamiento deban ser diferentes para los pacientes con diferentes enfermedades pulmonares

 

BENEFICIOS POTENCIALES DEL EJERCICIO

 

La actividad física resulta beneficiosa en general pero también en aquellas personas con problemas pulmonares ya sea asma, epoc, bronquitis,.....por ejemplo según F. Drobnic y J. Armengol*2 en el asma los beneficios del ejercicio son a nivel de la enfermedad hay un aumento de la tolerancia al ejercicio, disminución de la respuesta broncoconstrictora, disminución de los síntomas, menor uso de medicación en general y menor uso de medicación de rescate.

Así como indica Jorge R. Taborda*7, Los pacientes con enfermedades respiratorias discapacitantes (Asma crónica, enfisema, bronquitis crónica, epoc, enfermedades pulmonares restrictivas), presentan una limitación de causa multifactorial para el ejercicio por su enfermedad de base (limitación ventilatoria, debilidad muscular, disfunción cardiaca, motivación, etc.) que pese a recibir todos los recursos farmacológicos disponibles, continúan con una situación de inactividad física, principalmente al ejercicio y un desentrenamiento que hace entrar al paciente en un círculo vicioso de cada vez mayor inactividad y postración. La incapacidad al ejercicio aumenta la sintomatología de los enfermos y tiene una repercusión innegable en su calidad de vida. Un programa pionero en Fisioterapia pulmonar es la Pulmonary Education and Research Foundation en EEUU.

Muchos son los que piensan en los beneficios de la actividad física. Tanto para asmáticos como para personas con epoc como para personas con bronquitis crónicas,... la actividad física ayudará a mejorar su condición respiratoria y su resistencia al esfuerzo.

La actividad a realizar dependerá de cada uno por ejemplo los asmáticos pueden realizar cualquier tipo de deporte (si mantiene unas normas mínimas para evitar la crisis) aunque claro está que son mejores aquellas actividades que se realizan en un ambiente cálido y húmedo, como los acuáticos, los de carácter intermitente, los que desarrollan toda su acción en un corto periodo de tiempo o los que se desarrollan a cubierto, según Juan J. Morell Bernabé*9 (Asma y deporte, www.respirar.org )

La natación es uno de los deportes más beneficiosos según explica el artículo de la guía completa de la salud*6 uno de los beneficios de variar la posición vertical del cuerpo a la horizontal es que provoca el movimiento de las secreciones bronquiales, lo que hace más fácil eliminarlas. La utilización de los músculos superiores del cuerpo puede servir en mucho a una reeducación respiratoria. Por ello, nadar resulta muy beneficioso para personas con problemas respiratorios, como el asma bronquial.

Según J. Antonio Hernández*10 en su libro ¿porqué nadar? La práctica regular de la natación hace que los músculos respiratorios adquieran elasticidad y movilidad. Los pulmones son capaces, consecuentemente, de tomar mayor cantidad de aire, con lo que también las células del cuerpo se benefician con un mayor aporte de oxígeno. La expulsión de los gases de desecho al espirar resulta también mas eficiente. Los pulmones son órganos elásticos que dependen, para un buen funcionamiento, de la capacidad de contracción y expansión de los músculos de la pared torácica. Estos músculos adquieren fortaleza y trabajan con mayor efectividad en respuesta a un ejercicio efectuado de manera regular.

En definitiva, el deporte resulta positivo para las personas no sólo con asma sino para las personas con bronquitis crónica, epoc,.. en estos últimos el ejercicio a todos los niveles, mejora la utilización del oxigeno, la capacidad de trabajo y la mentalidad de los pacientes que sufren la enfermedad. Las actividades de bajo esfuerzo son más fáciles de practicar, para estos enfermos, que las actividades de alta intensidad, afirma el diario médico*8 en la página, www.ondasalud.com

Según el Dr. Jorge R. Taborda*7 (Jefe Unidad Neumología del Hospital Interzonal) en su artículo “rehabilitación respiratoria y ejercicio” de la revista web salud deporte:

La intensidad del ejercicio determina habitualmente en los individuos sanos sobre la base de la respuesta circulatoria que el mismo provoca. Esto hace obteniendo por tabla la frecuencia del ejercicio hasta alcanzar aquella que lleva frecuencia cardiaca al 60% de este valor. En los pacientes con EPOC, este valor puede resultar excesivamente bajo, por lo cual es habitual realizar la ejercitación al nivel de actividad seleccionado por el paciente que les resulte bien tolerado. Este nivel de actividad debe mantenerse durante 30 a 60 minutos, pudiendo realizar las interrupciones que resulten necesarias. Se debe tener en cuenta que si el paciente desarrolla hipoxemia durante el ejercicio es necesario suministrar oxígeno durante el entrenamiento. No es necesario realizar entrenamiento todos los días.

Para obtener efectos apreciables en un Programa de Fisioterapia, debería cumplirse durante más de 6 semanas. Pero mantener sus efectos debe hacerse de por vida. Esto logra aumento en la tolerancia al ejercicio y una reducción apreciable en la disnea. En los pacientes que logran alcanzar un nivel de actividad muscular suficiente para cruzar su umbral anaeróbico se logra además una disminución en los requerimientos ventilatorios durante el ejercicio, ya que para el mismo nivel de actividad es menor el consumo de oxígeno y la producción CO2.

Estos mismos conceptos se aplican al entrenamiento de la musculatura del tren superior. Sus resultados son valiosos porque los pacientes con EPOC sufren una disnea aparentemente desproporcionada cuando realizan actividades con los brazos, en especial cuando estas implican elevarlos sin apoyo. Esto se debe a que parte de la musculatura de los miembros superiores es simultáneamente auxiliar de la respiración y su uso para mover los brazos provoca asincronía respiratoria. El entrenamiento de estos grupos musculares puede mejorar francamente la aptitud del paciente para tareas como peinarse, afeitarse, etc., que habitualmente son penosas en la EPOC avanzada. Cada vez más hay mayor evidencia del importante papel que desempeña la fuerza muscular periférica, con desarrollo de gran potencia en un corto intervalo de tiempo.

En resumen, podemos comprobar que la actividad física es beneficiosa para las personas con problemas pulmonares.

 

*BIBLIOGRAFÍA

 

1.      Revista española e iberoamericana de Medicina de la Educación Física y el Deporte. Selección F.E.D.A.M.E.F.I.D.E. (federación Española de Asociaciones de Especialistas en Medicina de la Educación Física  y el deporte). “Sintomatología respiratoria en deportistas y prescripción de ejercicio para personas con enfermedades pulmonares” P. Martín Escudero, Nº 3, 2001

2.      Revista española e iberoamericana de Medicina de la Educación Física y el Deporte. Selección F.E.D.A.M.E.F.I.D.E. (federación Española de Asociaciones de Especialistas en Medicina de la Educación Física  y el deporte). Beneficios de la actividad Física  en el niño con asma” P. Martín Escudero, Nº 3, 2001, artículo de F. Drobnic y J. Armengol

3.      Revista española e iberoamericana de Medicina de la Educación Física y el Deporte. Selección F.E.D.A.M.E.F.I.D.E. (federación Española de Asociaciones de Especialistas en Medicina de la Educación Física  y el deporte). “Relación entre actividad Física  deportiva y el consumo de tabaco” P. Martín Escudero, Nº 3, 2001

MERXE BATIDOR LLABRÉS*

 

*Alumna de Fisioterapia de la Universidad de les Illes Balears

4.      Artículo sobre actividad física y salud, lecturas E.F y DEPORTE, “la importancia del deporte-salud”, José A. Prieto Saborit y Paloma Nistal Hernández

5.      “Fisiología del ejercicio” 2ª edición, José López Chicharro y Almudena Fernández Vaquero. Editorial médica Panamericana, 1998. Artículo A. Lucía Mulas

6.      Artículo de internet, www.latinsalud.com la guía de la salud.

7.      Artículo de internet, revista web salud – deporte, “Rehabilitación respiratoria y ejercicio”, Dr. Jorge R. Taborda

8.      Artículo de internet, www.ondasalud.com, diario del médico.

9.      Artículo de internet, www.respirar.org, Juan José Morell Bernabé

10.  Artículo de internet, www.i-natacion.com, J.A. Hernández Mellado

 

volver arriba


 

 

 

ACTIVIDAD FÍSICA EN LA ALTERACIÓN PULMONAR DE LA FIBROSIS QUÍSTICA

 

Tamara Barceló Vassallo*

Isabel Estevez Guistantes*

 

1.    FIBROSIS QUÍSTICA

1.1. Descripción de la enfermedad:

La fibrosis quística es una enfermedad provocada por la existencia de un gen anormal que produce el transporte atípico de electrolitos. De esta forma, las glandulas de excreción del aparato respiratorio absorben demasiado sodio y cloro, teniendo como consecuencia secrecciones de los pulmones espesas y de difícil expulsión. Por este motivo se produce un incremento del riesgo de infección que conlleva a lesiones en los pulmones, y finalmente la muerte de las células pulmonares. Es por ello la importancia de la fisioterapia respiratoria para ayudar a la eliminación de secreciones mediante las técnicas de limpiza bronquial como son AFE, PEP, clapping, vibraciones,etc

 

1.2.   Signos y síntomas:

Debido al acúmulo de secrecciones en los pulmones se produce un ensanchamiento del tórax, en un principio transitorio para, posteriormente transformarse en fijo. El esternón sale, el diafragma se aplana por la continua tensión y el abdomen se acorta, provocando una debilidad en la musculatura extensora de la espalda.

Como consecuencia, el tórax se vuelve rígido y junto a él la columna vertebral. Esta unidad funcional (el tórax y la columna) pierde una gran movilidad, fuerza y resistencia.

También conlleva otras alteraciones a distintos niveles, como por ejemplo en el sistema digestivo, ya que la enfermedad afecta a todas las glandulas del cuerpo en mayor o menor medida.

 

 

2.      EJERCICIO FÍSICO Y FIBROSIS QUÍSTICA:

 

2.1. Beneficios del ejercicio físico:

La actividad física tiene una gran importancia en la vida de cualquier individuo ya que provoca un desarrollo integral, esto es un desarrollo físico, psíquco y social. Entre la multiplicidad de beneficios existentes, a continuación, citaremos aquellos que consideramos más importantes para la fibrosis quística.

 

·        Beneficios físicos y fisiológicos:

 

-        Contribuye al alivio de la disnea.

-        Conserva la función respiratoria: mejora la eliminación de esputo y disminuye el volumen residual.

-        Mejora la ventilación respiratoria en las diferentes secciones de los pulmones, y se mejora la absorción de Oxígeno.

-        Mejora en enfermos diabéticos (el ejercicio físico es hipoglucémico)

-        Demora la aparición de osteoporosis.

-        Aumenta la movilidad corporal por: un incremento de la amplitud articular, de la capacidad contráctil del músculo, así como su longitud mediante estiramiento específicos.

-        Mejora del retorno venoso debido a las contracciones muculares en miembros inferiores.

-        Disminución del tejido adiposo con un entrenamiento específico aeróbico.

 

·        Beneficios Psicológicos:

 

-        Ayuda a crear una imagen corporal más positiva, tan importante en la realidad social actual.

-        El individuo aprende a reconocer y aceptar las propias posibilidades y limitaciones, así como también a favorecer la confianza en sí mismo y la independencia.

-        Aumenta la sensación de bienestar, provocando una disminución de la ansiedad y la depresión.

 

·       Beneficios Sociales:

-        Durante la realización de ejercicio físico, el individuo se relaciona con los demás, con lo que todo ello conlleva: aumento de la motivación e interés, adherencia al entrenamiento, ...

-        Adquisición de valores morales: respeto hacia los demás, liderazgo, responsabilidad, ayuda,...

 

 

2.2. Condiciones y principios en la ejecución:

- Antes del entrenamiento es necesario un control médico y la realización de pruebas de resistencia al esfuerzo, de esta forma estableceremos un programa de entrenamiento adaptado al individuo

Þ Necesidad de un equipo multidisciplinario: Médico, Fisioterapeuta, , Psicólogo, Licenciado en Educación Física...

 

- Favorecer la confianza hacia el deporte y el terapeuta

      Þ Factores psico- afectivos

 

- Actividad deportiva individualizada, ya que cada individuo es un mundo

 

-   Todos los deportes son adecuados para un enfermo de fibrosis quística, excepto aquellos que requieran fuerza máxima, o que supongan la adicción de elementos alérgicos para el individuo; siempre y cuando el programa de entrenamiento esté supervisado por un profesional en el campo.

- Actividad deportiva no sustituye en ningun caso el tratamiento fisioterapico.

 

2.3. Ejercicio físico recomendado en la fibrosis quística:

 

En primer lugar decir, que cualquier programa de ejercicio físico debe de componerse de las siguientes partes:

 

 

 Además, al tratarse de un enfermo con problemas respiratorios, esto debe de tenerse todavía más en cuenta.

            El calentamiento debe de incluir una movilización general del cuerpo, para que el enfermo se vaya adaptando a los esfuerzos que requerirá la actividad en cuestión. Además deberemos centrarnos en la movilización de aquellas articulaciones más implicadas en la parte principal así como la previa preparación de la musculatura. El ritmo respiratorio se irá modificando lentamente a medida que la intensidad del ejercicio varía.

            La parte principal integra la actividad en cuestión. En el caso de los individuos con fibrosis quística debe de ir orientada de la siguiente forma:

-        Ejercicios aeróbicos: La actividad debe de ser de baja intensidad y con un amplio volumen. De esta forma, solicitamos al cuerpo un metabolismo aeróbico, donde la obtención de energía se obtiene fundamentalmente de las grasas y donde oxígeno es imprescindible para la obtención de la misma.

Además debemos evitar en principio  ejercicios donde se solicite al individuo la fuerza máxima ya que además de afectar a la musculatura de forma traumática (son individuos sin costumbre a altas intensidades de trabajo), provoca un aumento de la presión intraabdominal

-        Ejercicios de movilización del tórax y columna vertebral. Cualquier actividad deportiva que afecte a dicha movilización repercute positivamente, ya que el individuo presenta una rigidez importante. Además, al presentar un acortamiento de la musculatura ventral y una debilidad en la musculatura dorsal (hipercifosis), deberemos realizar ejercicios de fortalecimiento de esta última. Por ello, una actividad muy adecuada es la natación, debido a su condición de ingravidez, a la posición horizontal que adopta el paciente, a la mecánica ventilatoria que impone y por la presión ejerce el agua sobre el torax, todos los estilos son utiles si bien los más adecuados son la braza y la espalda.

-        Ejercicios que incluyan saltos también son altamente recomendados para este tipo de pacientes, sobretodo si se utiliza más los miembros superiores como pueden ser el basket y el volleyball entre otros.

-        Asociar estimulos auditivos y/o opticos a la respiración.

-        Juegos que requieran la espiración prolongada. P.e emitir ruidos.

 

 

2.4 ejercicios de relajación:

 

Se deben adoptar posiciones que faciliten la respiración:

 

-        Despues de grandes esfuerzos, hasta que la respiraciónsea de nuevo pausada.

-        Cuando el paciente muestre señales de respiración forazada.

-        Durante una insuficiencia respiratoria.

  

Tamara Barceló Vassallo

Isabel Estevez Guistantes

*Alumnas de la escuela de Fisioterapia de la Universitat de les Illes Balears

 

3.      BIBLIOGRAFIA:

 

·        Fisioterapia en mucoviscoscidosis.

·        Entrenamiento fisico para el tto de la fibrosis quística (bradley J, Moran F)

·        www.methodisthealth.com

·        www.mmhs.com

·        www.fibrosisquistica.org (pag.webfederación española de fibrosis quística)

·        www.colkinechile.cl

·        www.scare.org.co

 

volver arriba


 

EDUCACIÓN PARA LA PRÁCTICA DE DEPORTE EN ASMÁTICOS
 

Pau Mas* y Tomeu Llabres*

El ejercicio físico proporcionará, sobretodo a los niños, una serie de ventajas:

*  Facilita y permite un correcto desarrollo físico y psíquico del niño.

*  Favorece la integración del niño en grupo.

*  Mejora la autoestima del individuo adolescente.

*  Mejora la condición física general.

*  Permite una mayor tolerancia al ejercicio.

*  La crisis, en caso de aparecer, lo hace para trabajos mucho más intensos.

*  Permite mayor control de la crisis y conocimiento de la enfermedad.

Todo ello nos lleva a un mejor conocimiento del asma y el establecimiento de dosis más ajustadas de medicación.

Asma inducida por el ejercicio AIE

            El AIE es una obstrucción aguda de los bronquios tras un ejercicio de intensidad y duración variable, que ocurre después de una fase inicial de broncodilatación, y que es una manifestación clínica que puede aparecer en la mayoría de los asmáticos, como parte de la enfermedad o como fenómeno aislado. Se define también como un descenso de la función pulmonar, con más de un 10% de caída del FEV1 basal, que sucede de forma inmediata o tras 15' de un ejercicio moderado y que tiene una recuperación espontánea a los 30-90'.

La crisis de asma ocasionada por el ejercicio es indistinguible de aquella precipitada por otro estímulo; y suele manifestarse con tos, sibilancias, dolor  torácico o sensación de opresión torácica y un grado variable de dificultad respiratoria, que ocurre durante, o sobre todo, tras el ejercicio. Sólo ocasionalmente se manifiesta con tos como único síntoma, y muy rara vez es tan grave como para requerir hospitalización. Además, a diferencia de los alergenos, las virasis o la aspirina, el ejercicio no causa obstrucción bronquial intensa ni prolongada; tampoco induce deterioro de la función pulmonar ni incrementa la hiperreactividad bronquial, por lo que, por sí sólo no determina la necesidad de usar terapia continuada.

 En la actualidad se acepta que el AIE es consecuencia de la pérdida de calor y agua que se produce en la mucosa de las vías respiratorias.

 El diagnóstico de AIE es sencillo cuando se piensa en él. Se realiza por la historia clínica y se confirma con la prueba de esfuerzo. En la historia clínica debemos detallar: el grado de ejercicio que produce el problema, el tiempo de comienzo y los síntomas que desarrolla; así como la necesidad de tomar o no medicación.

Como prueba de esfuerzo podemos emplear: la carrera libre, la banda sin fin y otros sistemas ergométricos más complejos (cicloergómetro, el ergómetro de remos).

 La caída en el descenso del FEV1 es el parámetro principal para el diagnóstico de AIE. Por definición se considera positivo un resultado con descenso del FEV1 > 10%; Pero hay autores que consideran normal caidas de hasta un 15%. Por ello, hay que considerar otros parámetros como el PEF y los flujos mesoespiratorios FEF25-75%.

 

Deportes que se pueden practicar

 En principio, CUALQUIER DEPORTE es bueno para el asmático; el mejor es el que a él o ella le parezca que es con el que se divertirá más. Quizás el deporte donde hay más asmáticos, o por lo menos más se conocen, es en natación, debido a que es el deporte donde menos molestias puede tener un asmático al realizarse en un ambiente cálido y húmedo.

Sólo hay un deporte que no puede hacer: el buceo con botellas de aire. En principio son mejores aquellos que se realizan en un ambiente cálido y húmedo, como los acuáticos, los que tienen un carácter intermitente con momentos de acción y reposo no superiores a los 5', como son los deportes de equipo, o los que desarrollan toda su acción en un corto período de tiempo, como los velocistas, o los que se desarrollan a cubierto mejor que al aire libre, como el judo. Entre los más asmógenos se encuentran la carrera libre y el ciclismo, que además del esfuerzo requerido y la hiperventilación, pueden ocurrir en circunstancias de aire frío, con altos índices de polinización o de contaminación atmosférica. En la natación hay que considerar también la posibilidad de asma o reactividad bronquial inducida por irritantes como el cloro necesario para desinfectar el agua de la piscina.

 

Normas para hacer un ejercicio

 1. Tomar la medicación antes de la actividad física

2. Realizar un calentamiento prolongado y progresivo

3. El ejercicio debe procurar ser a intervalos

4. Si es posible, son más beneficiosos los deportes en ambientes cálidos

y húmedos

5. Cuando sea posible procurar respirar por la nariz

6. Llevar siempre la medicación de rescate en la bolsa de deporte; y si lo

usa el medidor de PEF.

7. No cometer imprudencias estando sólo o en situaciones de riesgo

 ¿Que podemos evitar?

     *  Evitar realizar una actividad física intensa cuando el asma basal no

*  está controlado

*  Evitar hacer un ejercicio intenso si se tiene una infección respiratoria

*  No realizar ejercicio intenso cuando se está con sibilancias o tos intensa

*  Nunca hacer ejercicio cuando se está en mediciones de PEF <60%; y vigilar la actividad física cuando está en mediciones entre 60-80-%.

*  Evitar cuando sea posible ambientes fríos y secos (o usar mascarilla)

*  Evitar ejercicios prolongados o de mucha intensidad si no se ha conseguido una buena condición física o no se conocen los límites personales del ejercicio.

*  Evitar el ejercicio en ambientes contaminados o cargados de humo.

 

¿Qué pasa si inicia una crisis durante el ejercicio?

1. Actuar con calma y parar el ejercicio

2. Permitir que se pueda respirar bien; no situarse alrededor

3. Tomar la medicación de rescate lo antes posible

4. Iniciar la respiración abdominal

5. Si se soluciona la crisis, reanudar la Nunca hacer ejercicio cuando se está en mediciones de PEF <60%; y vigilar la actividad física cuando está en mediciones entre 60-80-%.actividad con menor intensidad

6. Antes de irse a casa hacer una medición de PEF: si está entre 60-80% tomar otra dosis de broncodilatador. Si no se recupera o en mediciones de <60% tomará una nueva dosis de broncodilatador y tras 5' repetirá la medición de PEF: si no se recupera consultar un médico y/o acercarse a un centro asistencial.

 

Bibliografía

1.-www.respirar.org 

artículo ASMA Y DEPORTE Dr. Juan J. Morell Bernabé

2.http://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/Boletin/html/asma/4_7.htmlhttp://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/Boletin/html/asma/4_7.html

Boletín Esc. de Medicina, P. Universidad Católica de Chile 1995; 24: 22-25 / MANEJO DEL ASMA EN FASE ESTABLE /     Dr Rodrigo Moreno Bolton Profesor Adjunto de Medicina Departamento de Enfermedades Respiratorias

Pau Mas*

Tomeu Llabres*

* Alumnos de Fisioterapia de la Universitat de les Illes Balears

volver arriba


 

 

ASMA Y DEPORTE

 

Nicácio Leite de Araujo*.

1.     ¿QUÉ ES ASMA?

 

El asma es una enfermedad que determina crisis de falta de aire (disnea), comportando una dificultad en la entrada de aire en los pulmones, y principalmente en su salida. Esta dificultad es consecuencia de un proceso inflamatorio crónico de las vías aéreas, de manera que la liberación de ciertas sustancias  determinan la contracción de los músculos que envuelven los bronquios, estrechando su luz (broncoconstricción) y causando la dificultad en la respiración. Este estrechamiento es, generalmente, reversible.

     Los enfermos asmáticos padecen de un aumento excesivo de la sensibilidad que determina una exagerada capacidad de reaccionar a ciertas sustancias irritantes, las cuales el enfermo es alérgico. Es esta hipersensibilidad que determinará la inflamación y contracción de los músculos que envuelven los bronquios. Ejemplos de otros estímulos no alérgicos pueden ser: el aire frío, infecciones virales del tracto respiratorio, como la gripe o un resfriado.

     Los principales síntomas del asma son: tos, principalmente en la mitad de la noche y el inicio de la mañana, presión pectoral y falta de aire con un ruido en el pecho.

 

2.     ¿EL ASMA TIENE CURA?  TARTAMIENTOS.

           No, pero los tratamientos modernos dotan de un control eficaz de la enfermedad permitiendo un ritmo de vida normal. Si la enfermedad se manifiesta antes de los 16 años puede haber una completa regresión.

          En las crisis agudas empleamos medicamentos bronquiodilatadores y corticoides. Éstos últimos obtienen el mejor resultado por vía inhaladora.

 

3.     PRINCIPALES FACTORES DE RIESGO Y DESENCADENANTES DE UNA CRISIS ASMÁTICA.

                   Los factores de riesgo para el desarrollo de una respuesta inflamatoria son: infecciones virales en la infancia, ausencia de lactancia materna, exposición a un entorno de fumadores  y una dieta con bajos componentes de antioxidantes (vitamina C, E).

                   El asma puede desencadenarse a consecuencia de: inhalación de polvo doméstico (ácaros), polen, pelos de gato, irritantes (humo de tabaco, polución ambiental, propano), polvo de tiza, aerosoles químicos y cambios de temperatura y presión del ambiente, hiperventilación (reír, llorar, gritar)

 

 

 

 

4.     ASMA EN EL  DEPORTE.

¿Puede un enfermo de asma practicar deporte?

Sí, el deporte jamás debe ser desaconsejado para un enfermo con asma ya que puede controlarse con los medicamentos, regulados por el Comité Olímpico cuando se trata de atletas de alto nivel.

      ¿Existe alguna relación entre el tipo de deporte y el asma?

          Sí. Los atletas con mayor prevalencia de asma son aquellos que participan en competiciones ciclistas y “mountain biking”. La frecuencia de las crisis asmáticas varía del 45% en los ciclistas y en mountainbikers hasta la ausencia del asma en nadadores y alterofilistas. La intensidad y frecuencia  en el AEI ( asma esfuerzo-inducida) varía en los diferentes deportes:

 

                                 TABLA DE DEPORTES ASOCIADOS AL  AEI

Mayor frecuencia de crisis en  actividades con alta ventilación por minuto.

Menor frecuencia de crisis en actividades con alta ventilación por minuto.

Atletismo

Gimnasia rítmica

Ciclismo-45%

Caminar

Patinaje sobre hielo-30-45%

Tenis

Mountain Biking-45%

Golf

Esquí de fondo-50-55%

Voley ball

Rugbi

Waterpolo

         

 

Como ejemplo de deportistas famosos asmáticos son la regatista Theresa Zabell o el ciclista Alex Zulle.

 

 

5.     CONCLUSIÓN

Si se observa algún síntoma asmático procure acudir a un pneumologista y consultar su caso para obtener un rápido tratamiento o, de lo contrario, su mayor tranquilidad.

          El médico es el profesional cualificado para el diagnóstico y tratamiento del asma brónquica.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

·       Pierre A. Telles Filho.

·       http://www.asmabronquica.com.br/pierre/index.htm

 

Nicácio Leite de Araujo*.

*Alumno de Fisioterapia de la Universitat de les Illes Balears

1.     ¿QUÉ ES ASMA?

 

El asma es una enfermedad que determina crisis de falta de aire (disnea), comportando una dificultad en la entrada de aire en los pulmones, y principalmente en su salida. Esta dificultad es consecuencia de un proceso inflamatorio crónico de las vías aéreas, de manera que la liberación de ciertas sustancias  determinan la contracción de los músculos que envuelven los bronquios, estrechando su luz (broncoconstricción) y causando la dificultad en la respiración. Este estrechamiento es, generalmente, reversible.

     Los enfermos asmáticos padecen de un aumento excesivo de la sensibilidad que determina una exagerada capacidad de reaccionar a ciertas sustancias irritantes, las cuales el enfermo es alérgico. Es esta hipersensibilidad que determinará la inflamación y contracción de los músculos que envuelven los bronquios. Ejemplos de otros estímulos no alérgicos pueden ser: el aire frío, infecciones virales del tracto respiratorio, como la gripe o un resfriado.

     Los principales síntomas del asma son: tos, principalmente en la mitad de la noche y el inicio de la mañana, presión pectoral y falta de aire con un ruido en el pecho.

 

2.     ¿EL ASMA TIENE CURA?  TARTAMIENTOS.

           No, pero los tratamientos modernos dotan de un control eficaz de la enfermedad permitiendo un ritmo de vida normal. Si la enfermedad se manifiesta antes de los 16 años puede haber una completa regresión.

          En las crisis agudas empleamos medicamentos bronquiodilatadores y corticoides. Éstos últimos obtienen el mejor resultado por vía inhaladora.

 

3.     PRINCIPALES FACTORES DE RIESGO Y DESENCADENANTES DE UNA CRISIS ASMÁTICA.

                   Los factores de riesgo para el desarrollo de una respuesta inflamatoria son: infecciones virales en la infancia, ausencia de lactancia materna, exposición a un entorno de fumadores  y una dieta con bajos componentes de antioxidantes (vitamina C, E).

                   El asma puede desencadenarse a consecuencia de: inhalación de polvo doméstico (ácaros), polen, pelos de gato, irritantes (humo de tabaco, polución ambiental, propano), polvo de tiza, aerosoles químicos y cambios de temperatura y presión del ambiente, hiperventilación (reír, llorar, gritar)

 

 

 

 

4.     ASMA EN EL  DEPORTE.

¿Puede un enfermo de asma practicar deporte?

Sí, el deporte jamás debe ser desaconsejado para un enfermo con asma ya que puede controlarse con los medicamentos, regulados por el Comité Olímpico cuando se trata de atletas de alto nivel.

      ¿Existe alguna relación entre el tipo de deporte y el asma?

          Sí. Los atletas con mayor prevalencia de asma son aquellos que participan en competiciones ciclistas y “mountain biking”. La frecuencia de las crisis asmáticas varía del 45% en los ciclistas y en mountainbikers hasta la ausencia del asma en nadadores y alterofilistas. La intensidad y frecuencia  en el AEI ( asma esfuerzo-inducida) varía en los diferentes deportes:

 

                                 TABLA DE DEPORTES ASOCIADOS AL  AEI

Mayor frecuencia de crisis en  actividades con alta ventilación por minuto.

Menor frecuencia de crisis en actividades con alta ventilación por minuto.

Atletismo

Gimnasia rítmica

Ciclismo-45%

Caminar

Patinaje sobre hielo-30-45%

Tenis

Mountain Biking-45%

Golf

Esquí de fondo-50-55%

Voley ball

Rugbi

Waterpolo

         

 

Como ejemplo de deportistas famosos asmáticos son la regatista Theresa Zabell o el ciclista Alex Zulle.

 

 

5.     CONCLUSIÓN

Si se observa algún síntoma asmático procure acudir a un pneumologista y consultar su caso para obtener un rápido tratamiento o, de lo contrario, su mayor tranquilidad.

          El médico es el profesional cualificado para el diagnóstico y tratamiento del asma brónquica.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

·       Pierre A. Telles Filho.

·       http://www.asmabronquica.com.br/pierre/index.htm

 

Nicácio Leite de Araujo*.

*Alumno de Fisioterapia de la Universitat de les Illes Balears