Biblioteca

 En sus tres sedes la UIB destina más de 2.500 metros cuadrados al servicio de bibliotecas y archivos, repartidos en 15 centros. La red ofrece también el préstamo de lectores de libros electrónicos, ordenadores portátiles y el acceso a microfilms, microfichas y escáner.

A las 8 bibliotecas generalistas del campus se suman otras 7 especializadas. Entre las más importantes destacan:

 

Cartoteca

Incluye los principales fondos cartográficos y de fotografía aérea y fotografías de satélite. El departamento de Ciencias de la Tierra gestiona estos fondos situados en el edificio Guillem Colom Casasnoves.

Archivo histórico

Contiene documentos del siglo XIV al XX y se sitúa en el edificio Ramon Llull. Entre los más antiguos se encuentran los documentos referidos a la Universidad Luliana y Literaria (1487-1862), antecedente de la UIB, o el fondo de los Jesuitas (1335-1886).

Partituroteca

Este centro se dedica a la investigación, recepción y difusión de todo tipo de documentación musical, con un interés especial en la producción de Baleares.

La biblioteca incluye enciclopedias y diccionarios especializados, monografías musicales y obras relacionadas con la musicología balear. Además custodia el legado de músicos y compositores como Antoni Torrandell o Joan Maria Thomàs.

La partituroteca organiza las partituras en música orquestal, lírica, coral de cámara, de tecla, de banda, repertorio infantil y diversas recopilaciones. Este espacio también tiene acceso, a través de internet, a las bases de datos de información musical de todo el mundo.

Fondo antiguo

La biblioteca de 400 metros cuadrados, acoge documentos que van desde el siglo XVI hasta el XXI. Entre sus colecciones más destacadas, el fondo cervantino Casasayas que, con más de 24.000 volúmenes, está considerado uno de los más importantes dedicados a Cervantes y al Siglo de Oro español. La colección contiene 731 ejemplares del Quijote, con traducciones a 24 idiomas i reprografías de ediciones de los siglos XVII y XVIII.

Además hay que destacar las colecciones: La Guerra del Francés y las bibliotecas personales de Joan Mascaró Fornés, Jocelyn N. Hillgarth, Josep Sureda Blanes, Miquel gayà Sitjar..., y parte de la biblioteca del premio Nobel Camilo José Cela, cedida por su primera esposa Rosario Conde.